Análisis de Harry Potter Y La Orden Del Fénix (Wii)

Carátula Harry Potter Y La Orden Del Fénix

Fecha de lanzamiento: 26 de junio del 2007

Características: Wii-Aventura-3º persona-Fantástico

Distribuidor: Electronic Arts

Desarrollador: EA Games

Precio: 59.95€

Manual: Castellano.
Textos: Castellano.
Voces: Castellano.

Código PEGI: +7

Web oficial: Disponible

 

Imagen 12 de Harry Potter Y La Orden Del Fénix

Imagen 11 de Harry Potter Y La Orden Del Fénix

Imagen 10 de Harry Potter Y La Orden Del Fénix

Imagen 9 de Harry Potter Y La Orden Del Fénix

Imagen 8 de Harry Potter Y La Orden Del Fénix

Imagen 7 de Harry Potter Y La Orden Del Fénix

Imagen 6 de Harry Potter Y La Orden Del Fénix

Imagen 5 de Harry Potter Y La Orden Del Fénix

Imagen 4 de Harry Potter Y La Orden Del Fénix

Imagen 3 de Harry Potter Y La Orden Del Fénix

Imagen 2 de Harry Potter Y La Orden Del Fénix

Imagen 1 de Harry Potter Y La Orden Del Fénix

Análisis publicado el 28-03-2008 por Zarten.

En su día fue el libro. Después vino la película. Y ahora claro, cómo dejar pasar esta franquicia, máquina de hacer dinero, sin desarrollar su respectivo videojuego...
Una vez más, EA se pone manos a la obra para inundar todas las videoconsolas del mercado, sin olvidarse del PC, con la nueva entrega de Harry Potter, La Orden del Fénix.

La magia regresa

Básicamente, esta nueva entrega continúa con el legado de su predecesora. Voldemort ha vuelto y está reuniendo un ejército para intentar hacerse con un objeto que podría devolverle todo su poder. Por otro lado, el Ministerio de Magia niega este regreso y lleva a cabo una campaña de desprestigio en contra de Dumbledore y Harry Potter, por lo que Potter intentará reclutar magos en secreto para su propio ejército.

En lo que se refiere al videojuego, la versión que nos ocupa en este caso es la de Wii, y lo primero que se le puede venir a uno a la cabeza es que este puede ser un título perfecto para el sistema de control de la blanquita, y así es. Un juego de magos que usan varitas mágicas es una de las mejores opciones a la hora de aprovechar el Wiimote, al igual que lo sería uno de Star Wars en el que se usan sables láser (reivindicando, que es gerundio).

Pero vayamos por partes. Por lo de pronto, nos encontramos con un juego que trata de reproducir lo más fielmente posible la ambientación de la película en la que está basado. Y lo consigue. De hecho, un verdadero fan de la saga se encontrará en su salsa. Incluso podría decir que es el mejor reflejo del universo Harry Potter en un videojuego hasta la fecha, y sin exagerar mucho. Además, en esta ocasión, EA va un poco más allá al no solo retratar la película, ya que también incluye partes del libro que se han descartado para la adaptación cinematográfica. Pero esto no es todo, y es que se ha abandonado aquellos juegos lineales en los que Harry Potter avanza cumpliendo misiones siguiendo el mismo guión que el filme. Ahora hay libertad.

¿Libre? No del todo

Pero a ver, entendámonos. Que nadie vaya a pensar que esto ahora es como un GTA. No, para nada. El guión sigue siendo de lo más lineal, pero se ha permitido una libertad relativa que nos permite ir a nuestro aire a través de lo largo y ancho de un castillo de Hogwarts tan grande y fielmente retratado como nunca antes se había visto. Cada sala, cada habitación, cada cuadro, cada jarrón, pasillo, etc. visto en las películas tiene su fiel reflejo en el videojuego. Además, se ha completado el castillo de una forma magistral, en ocasiones tomando como referente los libros, algo que, desde luego, los fans sabrán apreciar sobremanera.

En cuanto a la jugabilidad, es cierto que la primera impresión al comenzar a jugar fue la de que la cosa prometía. Nunchaku para mover al personaje y Wiimote para manejar la varita mágica. Llegado el momento, basta con pulsar el botón B y Harry sacará la varita como si de una espada se tratase. Ahora sólo queda seleccionar nuestro objetivo con el botón A y realizar un movimiento u otro con el Nunchaku y el Wiimote según el hechizo que queramos lanzar. Sencillo, intuitivo, divertido y, sobre todo, realista.

Contaremos con un total de 12 hechizos, 6 comunes y 6 de combate, entre los que se encuentran los más conocidos como Expeliarmus o Rictusempra. Sin embargo, a pesar de ser 12 hechizos, no hay 12 movimientos diferentes de control, sino que se repiten algunos entre los comunes y los de combate. De aquí surge uno de los principales problemas del control, y es que en muchas ocasiones es impreciso, y lanzaremos un hechizo queriendo lanzar otro. De todos modos, la verdad es que es cuestión de práctica, y no es algo que sea demasiado molesto.

Otro de los problemas con los que me he encontrado también se da a la hora de lanzar los hechizos. No existe forma de manejar la cámara a nuestro antojo, y en ocasiones, cuando se queda fija, hace que la visión sea parcial o se vea dificultada por algún objeto del escenario.

Siguiendo con el tema, el desarrollo general es muy intuitivo y sencillo, apto para todos los públicos. Vamos, que hasta el más pequeño de la casa entendería el sistema de juego, y bueno, ese es también uno de los objetivos de los desarrolladores, llegar al máximo público posible. En todo momento se nos dice qué hacer y cómo hacerlo. Además, tenemos el "Mapa del Merodeador", que no es más que un mapa del castillo que nos indica las misiones u objetivos pendientes. Gracias a ese mapa, con sólo seleccionar la tarea que queremos llevar a cabo, unas huellas mágicas nos guiarán hacia el lugar correspondiente, para que no nos perdamos. También podemos usar atajos o descubrir áreas secretas hablando con los cuadros de Hogwarts y pasando a través de ellos, pero siempre y cuando resolvamos los acertijos que nos proponen.

Las distintas misiones u objetivos, como ya dije, siguen el guión establecido por la película, aunque suelen ser de carácter similar y acaban siendo aburridas y repetitivas. Que si vete a hablar con este, ahora con este otro, lleva esto aquí, ahora esto acá... Tareas parecidas que se complementan con pequeños mini-juegos que proponen otros alumnos de la escuela por todo el castillo, como los duelos de magos, el ajedrez mágico, los gobstones (una especie de petanca) y los naipes explosivos. También existen objetos escondidos por todo Hogwarts, además de objetos rotos, cuadros caídos, etc., que si encontramos o arreglamos mediante nuestros hechizos recibiremos puntos de descubrimiento para conseguir extras que se acumulan en una sala especial.

A esto último hay que añadir que el hecho de que se de un poco más de libertad y que se haya dispuesto un escenario grande, ha provocado que se abuse demasiado de la exploración. Recorrer por placer el castillo puede resultar estimulante, sobre todo para los fieles seguidores, pero tenerlo que patear de punta a punta una y otra vez, misión tras misión, y por obligación, resulta harto aburrido. Lo bueno, si no pretendes recrearte con el detalle de fidelización de la obra, es que puedes acabar el juego en 10 o 12 horas tranquilamente. Vamos, que largo largo no es.

El juego es más que la jugabilidad

Metiéndome ahora en el apartado gráfico, he de decir que, pese a no ser una gran maravilla gráfica de la nueva generación de consolas, por fin podemos hablar de un juego para Wii que no parece una mala copia de su versión para PS2. Los gráficos no son de lo mejor visto en esta consola, pero es cierto que es bastante superior a muchos de los títulos del catálogo de la consola de Nintendo.

Puestos a buscar "peros", destaca la gran cantidad de detalle empleado para retratar a los protagonistas, ya que se parecen mucho a sus homólogos cinematográficos, cosa que contrasta de una forma asombrosa con el resto de personajes. Hay una diferencia abismal, por un lado comprensible, pero se nota demasiado. Eso sí, de lo que no se libra ni Harry Potter es del hecho de que todos los personajes parecen vestir con cajas de cartón, y si además le sumas a esto que se mueven como robots, pues tienes un juego donde los personajes parecen muñecos de articulación limitada, al más puro estilo Playmóbil.

Pero este título es uno de esos que lo que pierde por un lado, lo gana por el otro, y me refiero al apartado sonoro. Harry Potter y la Orden del Fénix cuenta con sonido Dolby Prologic II, sistema en el que podremos escuchar la banda sonora original de la película, compuesta por Nicolas Hooper, a medida que avanzamos en la historia. También disfrutaremos de un doblaje de un nivel muy alto, con las voces originales del doblaje en castellano de la película para todos los personajes.

Por último, comentar que un gran aliciente para completar el juego es que podremos controlar a una serie de personajes en ciertas situaciones trascendentales de la aventura, como a Fred y George escapando de Hogwarts, a Sirius Black protegiendo a Harry contra Bellatrix y Lucius, o a Dumbledore en su enfrentamiento final contra Voldemort. En algunos de estos casos, será posible realizar nuevos hechizos.

Edición española

Conforme a lo que he comentado anterioremente, podría decirse que la edición española es perfecta. Todo el juego está en español, incluidas las voces, apartado en el que se ha contado con los dobladores oficiales de la película. Muy bien por EA, que suele cuidar muy bien estos aspectos.

Conclusión

Es un juego entretenido, fiel reflejo de la película homónima. Siendo sincero, tengo que decir que está por encima de la media, y que no es una simple adaptación, pero se queda ahí. Otra cosa es que se sea fan de la saga de Harry Potter (yo no lo soy), ya que en ese caso el juego puede alcanzar una calificación de sobresaliente sin ningún problema.

-- Publicidad --

Horas jugadas: 14

Jugabilidad: 8
Gráficos: 7
Música y sonido: 9
Edición española: 10
Nota final: 8

Página 1 de 1

Comenta este artículo

 

 

FAQ Contacta con nosotros Publicidad Mapa web

Página generada en 0.022 segundos RSS 2.0 Players4Players