Análisis de Tomb Raider - Definitive Edition (Xbox One)

Carátula Tomb Raider - Definitive Edition

Fecha de lanzamiento: 31 de enero del 2014

Características: Plataformas-Acción-Aventura-3º persona-Exterior-Tiempo actual-Xbox One

Distribuidor: Square-Enix

Desarrollador: Crystal Dinamics

Precio: 59,95€

Manual: Castellano.
Textos: Castellano.
Voces: Castellano.

Código PEGI: +18

Web oficial: Disponible

 

Imagen 6 de Tomb Raider - Definitive Edition

Imagen 5 de Tomb Raider - Definitive Edition

Imagen 4 de Tomb Raider - Definitive Edition

Imagen 3 de Tomb Raider - Definitive Edition

Imagen 2 de Tomb Raider - Definitive Edition

Imagen 1 de Tomb Raider - Definitive Edition

Análisis publicado el 15-03-2014 por Zarten.

Tarea sencilla a la par que difícil la de analizar este nuevo Tom Raider en su versión para Xbox One (la que tenemos), debido principalmente a que se trata en realidad de una reedición para consolas de nueva generación.

Habiéndolo jugado ya en en el momento del lanzamiento del juego original, nos hemos tomado con calma este análisis con el fin de rejugarlo en nueva consola de Microsoft con el máximo detalle, facilitando así el hecho de poder encontrar diferencias (o no) con respecto a lo que cabría esperar. 
Bajo el título Tomb Raider: Definitive Edition, Crystal Dynamics y Square Enix lanzan uno de los mejores juegos de 2013 (Top 3, el orden después ya depende de gustos) para las consolas de nueva generación, añadiendo el escaso e intrascendente contenido descargable lanzado para el título y, sobre todo, mejorando gráficamente las versiones de Xbox 360 y PlayStation 3.
 
Es precisamente este último punto en el que nos vamos a centrar, pasando por alto los aspectos ya manidos en todos los medios como son la interesante historia y la fantástica jugabilidad. Desde el primer momento de comenzar la partida, podemos afirmar, sin temor a confundirnos, que la diferencia con respecto a la versión de consolas anteriores es más que notable. Los 1080p hacen que la espectacularidad esté presente constantemente en el apartado gráfico, las texturas se han multipliado considerablemente y, aunque no podemos asegurar que el título corra a los siempre deseados 60fps, hay que decir que el motor gráfico del juego cumple de forma fluida en el 99% de las situaciones.
 
Además de los escenarios, diciendo adiós a los dientes de sierra y dando la bienvenida al Full HD, se han realizado cambios notables en nuestra querida protagonista, Lara Croft, sobre la que se han aplicado ligeras modificaciones en su aspecto para dotarla de mayor realismo, principalmente en la piel y en el pelo. Y eso sin tener en cuenta las animaciones, mucho más fluidas y con una sensación mayor de realismo.
 
Pero la cosa no se queda ahí. También hemos notado una mejora considerable en el trabajo con las iluminaciones y como inciden en los personajes y en el entorno. Y hablando precisamente del entorno, los efectos que interactúan con él, como pueden ser por ejemplo el viento, la humedad, el agua, la lluvia o las partículas suspendidas en el aire, han visto mejorado su comportamiento de una forma también muy notable.
 
Teniendo en cuenta todos estos detalles, está claro que los cambios han sido muchos y con sustancia, quedando un resulado muy por encima (siempre gráficamente hablando) con respecto a las versiones de PS3 y Xbox 360. Lo de Windows PC ya es harina de otro costal, porque ya sabéis que pocas veces una consola puede alcanzar el nivel de detalle que proporciona un PC de gama alta, pero en este caso se puede decir que, al menos, consigue rivalizar independientemente de que salga perdiendo o no.
 
Según declaraciones de la desarrolladora, lo que se ha hecho ha sido partir de la configuración más alta de un PC, y después trabajar sobre ello durante el tiempo transcurrido entre ambos lanzamientos (alrededor de un año) para pulir ciertos aspectos, algo que a  muchos nos gustaría que ya viniese por defecto en las primeras versiones lanzadas al mercado.
 
Dejando por un momento el apartado gráfico de lado, cabe destacar, más por su novedad que por su utilidad, que la versión para Xbox One hace uso de Kinect para que el reconocimiento de voz y de gestos sirva para algo, aunque sea para poco. Gracias a esto podremos tirar de accesos directos, ir a puntos del mapa o cambiar de arma, pero poco más.
 
En definitiva, un salto muy considerable con respecto a lo que ya habíamos visto en consolas, pero muy similar a lo que ya podían disfrutar los usuarios de PC de gama media-alta. ¿Merece la pena hacerse con esta versión si se posee la anterior? Pues probablemente no, pero que nadie que aún no haya jugado dude siquiera por un momento que este juego merece la pena. Se trata de un título imprescindible en el catálogo de los últimos años, y ahora además lo podemos disfrutar con todo el jugo gráfico que se le ha podido exprimir.

-- Publicidad --

Horas jugadas: 30

Jugabilidad: 9
Gráficos: 9.5
Música y sonido: 9
Modo multijugador: 7
Edición española: 10
Historia: 9.5
Nota final: 9

Página 1 de 1

Comenta este artículo

 

 

FAQ Contacta con nosotros Publicidad Mapa web

Página generada en 0.037 segundos RSS 2.0 Players4Players