Análisis de Deep Black Reloaded (PC)

Carátula Deep Black Reloaded

Fecha de lanzamiento: marzo del 2012

Características: PC-Acción-3º persona-Arcade-Futurista

Desarrollador: Biart

Precio: 29,95€

Manual: Castellano.
Textos: Castellano.
Voces: Inglés.

Web oficial: Disponible

 

Imagen 9 de Deep Black Reloaded

Imagen 8 de Deep Black Reloaded

Imagen 7 de Deep Black Reloaded

Imagen 6 de Deep Black Reloaded

Imagen 5 de Deep Black Reloaded

Imagen 4 de Deep Black Reloaded

Imagen 3 de Deep Black Reloaded

Imagen 2 de Deep Black Reloaded

Imagen 1 de Deep Black Reloaded

Análisis publicado el 02-03-2012 por HDLL.

No debemos concebir Deep Black: Reloaded como un juego destinado a competir contra los mejores shooters del mercado, pues si se piensa en él de esta manera quedaremos decepcionados casi desde el primer minuto. De hecho, la creación de Biart verá la luz a lo largo del presente año en las plataformas digitales Xbox Live! y PlayStation Newtork, y no tendrá versión física, con lo que ello conlleva. Deep Black: Reloaded es un título que sigue los cánones recientes de la acción en tercera persona incluyendo un elemento novedoso: una más que dinámica jugabilidad submarina que aboga por la diversión por encima de todo; todos los demás aspectos son secundarios.

Bajo el mar

La historia que Deep Black: Reloaded nos propone y expone durante  aproximadamente cuarenta misiones está poco cuidada. Aquella nos sitúa en el año 2047, en un mundo dominado por el terrorismo,  el espionaje y las armas biológicas envuelto en una desesperada y constante pugna por la supremacía mundial. En estas circunstancias controlamos a Pierce, quien es enviado a unas instalaciones abarrotadas de agua, cómo no, en una misión de rescate de rehenes y castigo de terroristas. No obstante, a los pocos minutos de juego nuestro jefe, el general Jack Sterling, nos informa de nuestro verdadero objetivo en aquel lugar. Un cambio de misión que, sea dicho de paso, está plasmado argumentalmente de una manera un tanto desafortunada, pues no media transición alguna ni los diálogos cuentan con un desarrollo y una expresividad a la altura. Llegaremos al lugar e inmediatamente, tras unas escuetas dos o tres frases, estaremos inmersos en un barullo de un tamaño abismal. Sin duda, el fuerte de este título no es precisamente su hilo argumental, y ello queda claro con la simplicidad y la precipitación que la que se plantea.

Sin embargo, no necesita lo anterior en tanto que su principal fuente de preocupación es casi exclusivamente el apartado jugable. Deep Black: Reloaded es un shooter en tercera persona que toma celebérrimos elementos jugables recientes del género como el cubrirnos con cualquier objeto que encontremos y disparar o bien apuntando, o sin apuntar, siendo menos letal nuestro fuego cuando no disparamos por disparar. Lo demás es lo básico y típico: rodar, apuntar, lanzar armas arrojadizas explosivas, ataque a corta distancia... La variedad del arsenal no está mal, yendo desde las pistolas, ametralladoras, escopetas y granadas típicas hasta otras armas más sofisticadas. Entre nuestro repertorio también contamos con un gancho que sirve tanto para arrojar al agua a los que caminen por plataformas cercanas a ella, como para hackear drones y ponerlos de nuestra parte o abrir puertas. Asimismo contamos con un letal ataque a corta distancia, por si algún adversario se lanza a por nosotros. En general, estamos ante una jugabilidad muy directa y accesible.

La obra de Biart nos ofrece una campaña que se desarrolla en dos tipos de superficies: la tierra firme y el agua. La tierra firme funciona como transición para que el avance subacuático no nos exaspere. Es notorio mientras estamos en la superficie la menor fluidez de nuestro personaje, que parece mucho más pesado de lo que es en el agua. Mientras estamos sumergidos, el control es lo más destacable de este título. Podemos mover hacia la dirección que queramos, contando con un propulsor finito que se agota tras unos cinco segundos aproximadamente, teniendo que esperar de nuevo para recargarlo. A ello se suma casi todo lo que se puede hacer fuera del agua: golpear con ataques cuerpo a cuerpo, cubrirnos tras pilares, por supuesto disparar apuntando y sin apuntar, etc.

Fuera del agua se nos oponen enemigos esencialmente relacionados con el ejército, como soldados y toda la parafernalia relacionada con ellos. Pero es dentro del agua donde encontramos los enemigos más interesantes: tanto soldados como bichos indescriptibles y drones con distinta respuesta, unos se abalanzarán sobre Pierce para atacarle, otros para explotar contra él y unos terceros vigilarán zonas con el objetivo de freírnos bajo el agua, entre otros. El nivel de dificultad para superar a todos estos villanos es elevado. No necesitamos irnos a la máxima dificultad (insano) para darnos cuenta de que podemos ser machacados al menor descuido, muchas veces injustamente. A este respecto hemos de comentar que nos curamos como viene siendo habitual en esta generación: esperando en un lugar seguro en el que no recibamos más daño.

Por otro lado, su duración es media, si bien es cierto que depende de nuestra maña. Como hemos dicho al comienzo del análisis, la historia está dividida en aproximadamente cuarenta misiones, a las que podremos volver mediante la opción “escenarios”.

Además de la campaña contamos con un modo online en el que podremos luchar en grupos o contra todos en diferentes escenarios propuestos. Ciertamente es un modo de juego ameno aunque, como ocurre con casi todos los aspectos de este título, poco profundo.

En cuanto al apartado técnico, el diseño artístico destaca a nivel general, pero en menor medida si centramos nuestra atención de forma individualizada en los elementos que componen los escenarios, en conjunto notables pese a su tendencia a estrecharse y convertirse en pasillos. Sus aderezos son futuristas, con insistencia en los metales característicos de las elaboraciones de ciencia ficción como esta. Nos sorprenden especialmente el sospechoso parecido del traje de Pierce con el mismo que lleva Isaac Clarke en la saga Dead Space. Por su parte, los enemigos y drones no son nada del otro mundo artísticamente hablando.

Desde un punto de vista más técnico, los gráficos sufren un considerable bajón durante los vídeos. No obstante durante el juego en tiempo real las texturas pintan mejor, siendo algunas dignas de destacar, así como ciertos efectos, normalmente los ubicados en el exterior del agua. Por su parte, la banda sonora es floja. Los temas musicales se repiten con una irritante asiduidad y pecan de ser comunes, sin una personalidad marcada. Por último, apuntamos que está doblado en inglés y subtitulado en castellano, como viene siendo normal en estos casos.

Conclusiones

Deep Black: Reloaded es un buen shooter en tercera persona que no pretende ser más de lo que es, ni mucho menos aspira a pelearse con los pesos más pesados del género. El traslado de la acción bajo el agua y todo lo que en ella encontramos es su principal atractivo, con afortunadas transición en tierra firme que nos permiten coger un poco de aire y no estancarnos en las profundidades. Se deja controlar fuera del agua, aunque es dentro de ella donde se explota al máximo el concepto que Biart ha puesto en liza a través de una dificultad por encima de lo que viene siendo habitual. No será de los mejores shooters en tercera persona, pero jugablemente es divertidísimo.

Lo mejor:

  • Combatir bajo el agua.
  • Un control muy práctico.
  • Los enemigos que nos encontramos bajo el mar.
  • Divertido.
  • Su dificultad gustará a algunos…
Lo peor:
  • … pero desesperará a otros.
  • Escenarios que nos dan la impresión de ser pasillos.
  • La repetitividad que pende peligrosamente de todo shooter.
  • El hilo musical, genérico, se repite.
  • Le falta profundidad en casi todos los aspectos.

-- Publicidad --


Jugabilidad: 7.5
Gráficos: 7.5
Música y sonido: 6
Modo multijugador: 7
Edición española: 6
Historia: 6
Nota final: 7

Página 1 de 1

Comenta este artículo

 

 

FAQ Contacta con nosotros Publicidad Mapa web

Página generada en 0.050 segundos RSS 2.0 Players4Players