Especial de Juegos y decepciones del año 2012

Especial publicado el 02-01-2013 por HDLL.

Hoy, segundo día del 2013, publicamos nuestra lista de juegos y decepciones del año anterior junto a una nueva sección intermedia, que rememora aquellos grandes juegos que podían haber dado más de sí (“Games of the Year”, “Fails of the Year” y “Sí pero no” respectivamente). En tres listas con cinco nombres exponemos nuestros vencedores con una pequeña reseña que resalta su esencia. No os preocupéis, son apenas cinco líneas por juego, somos conscientes de que en este tipo de listas lo más importante es el nombre, siendo bastante secundario todo lo demás; así pues, hemos obrado coherentemente.

Por último, hemos de apuntar que los títulos incluidos en las decepciones del año pueden ser tanto juegos de una calidad pésima como aquellos sobre los que sus productores/desarrolladores han hablado mucho y poco han plasmado después.

Fails of the Year:

5- Naughty Bear: Panic in Paradise (X360/PS3)
Si bien el primer Naughty Bear no fue ni mucho menos brillante, si abría una pequeña esperanza a que, en sucesivas entregas, esos estrambóticos osos locos pudieran mejorar y ofrecernos una experiencia casi imbatible en términos de diversión pura y dura. Por desgracia, todos los aspectos a mejorar que había planteado el primero juego han sido destruidos por completo en esta segunda entrega, convirtiendo el resultado final en un fracaso sin paliativos.

4- 007 Legends (X360/PS3/Wii U)
007 Legends es la viva imagen de cómo tener los derechos de una gran franquicia y hacerlo muy mal, desastrosamente. No busquemos tan siquiera la diversión que aportaban los últimos juegos de la saga basados en películas recientes, aunque no fueran sobresalientes, porque no la vamos a encontrar. La síntesis de 007 Legends está compuesta por un cúmulo de despropósitos muy complicada de subsanar porque residen en la base de los apartados fundamentales del desarrollo de los videojuegos. Demasiados eufemismos para decir que es de lo peor que jamás ha dado el género de la acción y la saga 007, ¿verdad?

3- Assassin's Creed 3 (X360/PS3/Wii U/PC)
El experimento de Ubisoft de mezclar el estilo “sandbox” de Assassin’s Creed con el de títulos como Read Dead Redemption ha dado lugar a esta tercera parte, la cual no destaca ni dentro de la primera especialidad, ni de la segunda. Asimismo, el argumento se ha banalizado, basando su peso en tópicos y diluyendo la personalidad característica de los protagonistas de la saga. Tampoco podemos decir que el ritmo de la narrativa mantenga un equilibrio y una coherencia interna digna de una gran historia. Al igual que no podemos decir que los cambios llevados a cabo en facetas a mejorar, como es el caso de los combates, hayan supuesto un salto cualitativo más que en el conjunto de las animaciones. Assassin’s Creed 3 se ha atascado en medio de una evolución que, por las cuestiones que sean, no ha terminado por culminarse.

2- Mass Effect 3 (X360/PS3/PC)
Por Pablo: Tras probar Mass Effect 2, el primero que tocaba EA tras comprar Bioware, se notó claramente que los aspectos roleros de esta saga de rol eran cada vez algo que estaba menos presente. En la tercera entrega, que es técnicamente perfecta, esto no ha cambiado, pero no ha sido eso lo malo de esta entrega. El primer punto negativo es el guión, que si bien es cierto que cierra la historia muy bien (sobre todo si se importan las partidas desde Mass Effect 2), sigue pecando de ofrecernos "falsas elecciones" de diálogo con mucha frecuencia. Además, algunas de las escenas cinemáticas son melodramáticas e idiotas a partes iguales. Pero lo peor, con una diferencia abismal, es el final. El primer final de Mass Effect 3 es, sencillamente y usando las palabras mas elegantes que he encontrado, "una puta mierda pinchá en un palo"; tan malo es que los fans llegaron a crear una teoría alternativa (más información aquí) que resultaba mil veces más atractiva y creible que el final original. Cuando los fans hicieron tanto ruido como para que EA sacase un DLC con un nuevo final descubrimos con tristeza el "segundo final", que no es más que el primero ampliado contando la misma historia de la misma manera, pero con más vídeos y algunas mejoras. No sólo se cierra con un mal sabor de boca la saga, sino que en el nuevo final los Reapers tienen a tiro a la Normandy por segunda vez y, por algún motivo incomprensible, deciden no disparar... ¿a ver si salvar al universo no era tan complicado como parecía?

1- Resident Evil 6 (X360/PS3)
Dentro de lo peor, lo peor. No es sólo decepcionante por lo que se esperaba de él sino que, como juego, deja mucho que desear. Su anticuadísima jugabilidad como título de acción en tercera persona, limitada aún más por constantes pasillos, se conjuga a la perfección con un argumento manido para dar lugar a uno de los títulos más flojos que recordamos en el género en proporción a lo invertido, o deberíamos decir a lo supuestamente invertido, porque es difícil creerlo visto el resultado. El prometido regreso a los orígenes que fue difundido por sus productores como la pólvora se ha revelado como incierto, así como las también fallidas promesas que hablaban de potenciar el terror. La conclusión es muy diferente a todo lo que se ha hablado hasta el día de su lanzamiento: Resident Evil 6 es un mediocre juego de acción en tercera persona. Y como miembro de la saga, mejor no hablemos.


Sí pero no:

5- New Super Mario Bros. U (Wii U)
Buen título que estrenó las aventuras de Mario 2D en la nueva Wii U. No obstante, la fórmula de la saga New Super Mario Bros. comienza a flojear. Las entregas repiten lo ya visto y apenas plantean novedades que justifiquen la razón de ser de esta alternativa a los títulos de Mario en 3D. No podemos ocultar nuestra decepción cuando tenemos en cuenta que se trata de un Mario de lanzamiento de una consola de la importancia de Wii U. A pesar de todo es divertido, adictivo y en ocasiones frenético, las claves principales del éxito de Mario, por lo que es difícil que lo consideremos un desastre.

4- Silent Hill: Downpour (X360/PS3)
El tímido regreso a los orígenes que ha planteado Silent Hill: Downpour no ha sido suficiente como para dar por reanimada a la saga de Konami. Pese a los pasos bien dados hacia la exploración y, en una parte más disminuida, hacia la tensión, la occidentalización ha arraigado fuerte en la estructura de Downpour arrancándole el misticismo indescriptible de los clásicos. La nueva entrega de Silent Hill es otro intento de reinterpretar una saga puramente nipona según los cánones occidentales tras el sonado fracaso de Homecoming. Buen juego, decente, pero a años luz de los mejores. Podía haber sido un título enorme.

3- Hitman: Absolution (X360/PS3/PC)
Hitman: Absolution supone una evolución un tanto difusa dentro de la saga. Por un lado, hemos visto cómo se han potenciado las huidas y, por otro, cómo se han puesto a nuestra disposición elementos en clave de acción con los que antes no contábamos. Sin embargo, Absolution ha experimentado un grave déficit a la hora de ofrecernos una extensa e impactante variedad en los asesinatos de nuestros objetivos, esas alternativas que hacían de la saga Hitman un coloso del género. Sin ser mal juego en absoluto, nos ha dejado un mal sabor de boca ante la indefinición que plantea, con sus consiguientes contradicciones, y un marcado desapego con los principios que hicieron grande a sus antecesores. Sólo tiempo dirá si las decisiones tomadas por los productores y desarrolladores fueron buenas o no.

2- Max Payne 3 (X360/PS3/PC)
Por Pablo: Max Payne 3 es un shooter técnicamente perfecto al que a duras penas se le puede sacar un solo fallo, incluso cuando se buscan. Sin embargo cuando uno lo prueba por primera vez tiene una "sensación rara" que se confirma cuando cierras el juego y abres Max Payne 2 o Max Payne 1: Sus dos predecesores son ligeramente más divertidos, tal vez se deba a las larguísimas escenas cinemáticas que aportan poco pero te hacen mirar la pantalla durante 10 minutos sin hacer nada o a que la reacciones de Max parecen ligeramente más lentas ahora que tiene muchas más y mejores animaciones. No es, ni de lejos, un mal juego, pero tampoco tan bueno como esperábamos.

1- Halo 4 (X360)
El cambio de manos de la saga Halo tras el adiós de Bungie no parecía sencillo, y finalmente no lo ha sido. Halo 4 puede considerarse como un juego decente dentro de la saga, pero en absoluto sigue los pasos tradicionales marcados por el Jefe Maestro e incluso creaciones secundarias de enorme calidad como Halo: Reach. Con un estilo más directo y sencillo, alborozado en un apartado técnico imponente, 343 Industries ha querido convencer a los fans más acérrimos del universo Halo y a aquellos que amaban el género de los shooters rápidos como el indiscutible rey “casual” Call of Duty. Ni siquiera el tradicional y sin duda especial modo online de los Halo pudieron sucumbir a este proceso de “casualización”. Esta cuarta entrega es un buen título en tanto que 343 Industries ha sabido recrear la ambientación Halo excelentemente. No obstante, peca de una jugabilidad en ocasiones irregular, banalizada en exceso, y de la ausencia de lo épico que hizo grande a las anteriores entregas.


Games of the Year:

Mención especial: Dust: An Elysian Tail (XBLA)
Uno de los títulos independientes que más nos han sorprendido de toda la generación. Su sencillo pero, al mismo tiempo, profundo sistema de combates envuelto por un diseño artístico sublime y azuzado por un argumento misterioso, ambos tratados con una sensibilidad especial, ha convertido a Dust en uno de los juegos del año sin ninguna duda. No hay manera de no rendirse ante el encanto de este título aunque el género de los “action-rpg” en 2D no nos guste demasiado.

5- XCOM: Enemy Unknown (X360/PS3/PC)
XCOM: Enemy Unknown ha sido otra tentativa de adaptar el género de la estrategia a consolas de sobremesa, y sorprendentemente el resultado ha sido genial. Pero no solo ha sido genial por su capacidad de adaptación sino por la propia calidad del título, que ha fundido el género base de estrategia con toques de acción y con un acertado sistema de gestión, dando lugar a una de las creaciones más adictivas que se recuerdan en el género. XCOM: Enemy Unknown es un título muy sólido que apenas presenta flaquezas dado que tiene muy claro lo que quiere ofrecerlo y cómo quiere hacerlo. No podríamos estar más contentos con la decisión.

4- Far Cry 3 (X360/PS3/PC)
Pese a su aspecto de shooter puramente genérico, Far Cry 3 es uno de esos títulos que tienen algo especial. Ese algo especial es, cómo no, la recreación del entorno natural que presenta, con una imponente cantidad de terreno donde los animales salvajes y los soldados se esparcen amenazando nuestra vida, potenciando la sensación de una supervivencia auténtica. Las diferentes maneras de afrontar las misiones que supone esta proyección de terreno, la considerable diversidad de armamento y sus respectivas mejoras, el gran repertorio de aderezo secundario y el asombroso nivel técnico que compone una ambientación de ensueño han hecho de Far Cry 3 uno de los juegos más importantes del año, a pesar de su paupérrima red argumental.

3- Resident Evil: Revelations (3DS)
El mismo año que ha visto llegar uno de los peores juegos de la saga Resident Evil (la sexta entrega) también ha contemplado la consagración de un nuevo título dentro de la misma. Revelations ha retomado la asfixiante atmósfera de los títulos anteriores y su sistema de exploración, batiéndolos con el dinamismo de la acción de los Resident Evil recientes de manera excepcional. El título de Nintendo 3DS ha establecido el tan ansiado equilibrio pedido a gritos por los aficionados desde la aparición del ya lejano Resident Evil 4. Capcom ha demostrado que aún tiene talento para desarrollar títulos a la altura de la saga, otra cuestión diferente es si les convence la idea o no.

2- Dishonored (X360/PS3/PC)
Un concepto jugable innovador y, por ende, arriesgado, combinado con una proyección artística de corte “steampunk” y ejecución sobresaliente, han hecho de este título uno de los mejores del año. Para nosotros el segundo mejor con muy pocas dudas. Bien es cierto que la historia no es para tanto y que técnicamente sobresalen errores que estropean el conjunto, pero la dimensión jugable inyectada a las infiltraciones que nos plantea Dishonored, y las diferentes maneras de afrontarlas, soslayan cualquier defecto secundario que pueda existir. Dishonored es el vivo ejemplo de un brillante concepto aplicado con mucho talento, pero partiendo de una dura ética de trabajo que ha logrado que el resultado goce de tamaña singularidad dentro de una época tan falta de ideas como la actual.

1- Borderlands 2 (X360/PS3/PC)
El juego del año con cierto margen sobre todos los demás. Un título que ha dormido desde el lanzamiento de la primera parte sin levantar demasiada expectación, sin hacer excesivo ruido. Borderlands 2 es el shooter más completo de la generación y uno de los que más pueden presumir de esta calificación dentro de la historia de los videojuegos. La inmensidad de misiones que da vida a la creación de Gearbox evita el sopor mediante una acertada diversidad jugable marcada por el singular humor de esta serie, que en esta segunda entrega ha alcanzado su cénit. Pero no es solo un conjunto de misiones variadas y un sentido del humor delicioso y delirante a partes iguales, Borderlands 2 plantea una jugabilidad profunda donde el repertorio de armas, bonificaciones y especializaciones, rociados con un importante aroma rolero, potencian la estrategia como pocos juegos de acción lo consiguen. ¡Y qué decir de su apartado artístico! Magnífico. Pero por favor, señores de Gearbox, revisen el tema de la (terrible) conducción.

-- Publicidad --


Página 1 de 1

Comenta este artículo

 

 

FAQ Contacta con nosotros Publicidad Mapa web

Página generada en 0.019 segundos RSS 2.0 Players4Players