Análisis de Quantum Theory (Xbox 360)

Carátula Quantum Theory

Fecha de lanzamiento: 24 de septiembre del 2010

Características: Xbox 360-Acción-Shooter-3º persona-Futurista

Distribuidor: Koch Media

Desarrollador: Tecmo

Precio: 59,99 €

Manual: Castellano.
Textos: Castellano.
Voces: Inglés.

Código PEGI: 16+

Web oficial: Disponible

 

Imagen 10 de Quantum Theory

Imagen 9 de Quantum Theory

Imagen 8 de Quantum Theory

Imagen 7 de Quantum Theory

Imagen 6 de Quantum Theory

Imagen 5 de Quantum Theory

Imagen 4 de Quantum Theory

Imagen 3 de Quantum Theory

Imagen 2 de Quantum Theory

Imagen 1 de Quantum Theory

Análisis publicado el 23-11-2011 por Zarten.

Empecemos yendo al grano. Todo el mundo conoce la saga Gears of War, todo el mundo reconoce su grandísima calidad y, por último, todo el mundo sabe que es una saga exclusiva de Xbox 360. ¿Pero qué pasa con los usuarios de PlayStation 3? Pues eso mismo debieron pensar en Tecmo cuando se les ocurrió la (a priori) feliz idea de desarrollar un título similar al de Epic Games, pero exclusivo para la consola de Sony. Sin embargo, ciertos retrasos y la noticia de que finalmente sería multiplataforma, comenzaron a despertar sospechas que, tras probar el juego, se convertirían en realidades.

Tecmo Koei, desarrolladora de excelentes y exitosos títulos de acción en tercera persona, como los pertenecientes a la saga Dynasty Warriors, decidió que era el momento de llevar a cabo su primera incursión en el género de los shooters con Quantum Theory, y no se le ocurrió otra cosa que intentar calcar a Gears of War de una forma casi insultante. Y digo intentar porque, siendo sinceros y críticos, el resultado es tan desastroso que lo único que puedo aconsejar, ya desde un principio, es que os ahorréis el tiempo que desperdiciaríais jugando a este juego.

Comenzando la casa por los cimientos, diremos que la historia está protagonizada por el típico tío cachas que puede con todo, Syd, al que acompaña una bella fémina de armas tomar, Filena. Ambos se han embarcado en una aventura que consiste en destruir una serie de torres orgánicas dotadas de vida propia a las que acompaña una plaga que ha convertido al mundo en un paisaje post-apocalíptico de lo más redundante. Añadid a esta trama un poco de acción, diálogos absurdos, escenas que se enlazan sin ton ni son y tópicos del género a más no poder, y obtendréis una historia insulsa, aburrida y sin gancho, digna de cualquier película de domingo por la tarde en Antena 3. Pues sí que empezamos bien, sí.

“Aunque el desarrollo y el contenido de la historia sean un auténtico bodrio, quizás se pueda pasar por alto si el juego es divertido”, pensará más de uno. Pues lo siento, porque si la historia es mala, me temo que la jugabilidad de Quantum Theory es aún peor. En un más que torpe intento por seguir los pasos de Gears of War, Tecmo Koei nos presenta una manejo prácticamente idéntico al de la saga de Epic, pero en malo. Los movimientos del personaje principal son torpes y lentos, y el sistema de coberturas y apuntado ídem, haciendo muy complicado dar en el blanco muchas veces, y no por falta de puntería del usuario. Por copiar, hasta prácticamente han copiado las armas (también pudiendo equipar a Syd con tres) y la posibilidad de atacar cuerpo a cuerpo. Yo no sé si esto se ha hecho a propósito o es pura casualidad, pero roza lo esperpéntico, y más viendo el patético resultado.

Al menos existe algún que otro elemento “novedoso”, como el hecho de que nos podamos quedar sin cobertura en cualquier momento fruto de los continuos cambios que sufre el escenario (recordemos que tiene vida propia). También está la posibilidad de realizar ataques combinados entre los dos personajes principales del juego, de entre los que destaca el lanzamiento de Filena como si de un arma arrojadiza se tratase. Lo extraño es que, añadida esta funcionalidad, no se haya optado por incluir un modo cooperativo local para dos jugadores.

Echando más leña al fuego, sirve comentar que la inteligencia artificial de los enemigos no está nada bien lograda. Es más, es ridícula, y a veces parece que los enemigos son como los personajes controlados por humanos en un juego multijugador cuando se corta la conexión. Y lo peor de todo es que la compañera de Syd no sale mejor parada, y su presencia acaba por resultar meramente anecdótica.

Si cogemos todo esto que os acabo de contar y lo metemos en una batidora, el resultado es un batido de aburrimiento que, si tenemos paciencia, se puede acabar en apenas 7 horas. Al menos, en un intento de aumentar esa durabilidad, se ha incluido en el juego un modo multijugador para un máximo de ocho jugadores que no tiene absolutamente nada de novedoso, presentando seis mapas y una serie de tipos de partida que ya hemos visto hasta la saciedad: Ejecutador, Dead or Alive, Guardián y Caos Controlado. Para que no queden dudas, nos encontraríamos con combate a muerte, combate a muerte por equipos, combate a muerte por equipos con líder y partida personalizada, respectivamente.

Finalmente, pasando ya al apartado técnico, hay que decir que sería comprensible si la mayoría de vosotros os habéis echado a temblar solo de pensar cómo puede ser el resultado. Sin embargo, los apartados gráfico y sonoro son lo más destacable del juego, llegando incluso a aprobar (aunque por los pelos).

El apartado artístico es ligeramente original, con toques futuristas y extraterrestres, así como apariencia post-apocalíptica y multitud de objetos orgánicos. En efecto, nada que no hayamos visto antes, pero al menos no queda mal y hace bien su papel de ambientación e inmersión, a pesar de que llega un punto de que la repetitividad comienza a hacerse más que evidente.

En cuanto al sonido, lo mismo estamos escuchando una melodía perfecta para la acción que estamos desempeñando y nos sumerge con éxito en el juego, como nos dan ganas de tirar la consola por la ventana, pero mejor una de cal y otra de arena que un conjunto completo de basura para los oídos. Lo que sí que merece un buen palo es la falta de ganas en el doblaje, que encima de que nos llega en inglés (al menos está subtitulado en castellano), parece hecho por una máquina sin sentimientos.

En definitiva, Quantum Theory se presenta como un clon encubierto de Gears of War, pero que en lugar de repetir el éxito del juego de Epic se convierte en un cúmulo de despropósitos donde cada apartado es peor que el anterior. Si vosotros, oh queridos lectores, podéis elegir entre jugar a este juego o mirar fijamente a la pared, no lo dudéis, el gotelé esconde muchos más secretos y diversión.

Lo mejor: las novedades de los escenarios cambiantes y los ataques combinados entre los perosnajes.

Lo peor: todo lo demás. 

-- Publicidad --

Horas jugadas: 6

Jugabilidad: 3
Gráficos: 5.5
Música y sonido: 6
Modo multijugador: 5
Edición española: 4
Historia: 3
Nota final: 4.5

Página 1 de 1

Comenta este artículo

 

 

FAQ Contacta con nosotros Publicidad Mapa web

Página generada en 0.281 segundos RSS 2.0 Players4Players