Análisis de Sonic Generations (Xbox 360)

Carátula Sonic Generations

Fecha de lanzamiento: 04 de noviembre del 2011

Características: Xbox 360-Plataformas-Aventura

Distribuidor: Sega

Desarrollador: Sonic Team

Precio: 49,95€

Manual: Castellano.
Textos: Castellano.
Voces: Castellano.

Código PEGI: 7+

Web oficial: Disponible

 

Imagen 10 de Sonic Generations

Imagen 9 de Sonic Generations

Imagen 8 de Sonic Generations

Imagen 7 de Sonic Generations

Imagen 6 de Sonic Generations

Imagen 5 de Sonic Generations

Imagen 4 de Sonic Generations

Imagen 3 de Sonic Generations

Imagen 2 de Sonic Generations

Imagen 1 de Sonic Generations

Análisis publicado el 21-12-2011 por Zarten.

Comenzar un análisis de un nuevo juego de Sonic sin hacer referencia a su glorioso pasado y a su irregular trayectoria debería ser un pecado penado por algún tipo de ley de los videojuegos. Todos recordamos con cariño y anhelo aquel maravilloso Sonic the Hedgehog de 1991, superado por su secuela Sonic the Hedgehog 2 en 1992, y a partir de la cual llegaron decenas de juegos malos, mediocres, aceptables, decentes y alguno que otro bueno. Es decir, que en los últimos años ha habido de todo en el catálogo del erizo azul más famoso del mundo. Y cuando digo de todo, digo de todo, porque hemos visto multitud de personajes secundarios, varios géneros (RPG, acción, velocidad, deportes, etc.), varios estilos gráficos (2D, 3D, vista isométrica, etc.) o diversas rarezas como a Sonic empuñando una espada o transformándose en una especie de Erizo-Lobo.

Pero llegó 2011, año en el que se celebra el 20º aniversario del nacimiento de nuestro querido erizo, y el Sonic Team quiso celebrarlo como Dios manda, con el juego de Sonic definitivo, el que muchos fans llevamos años esperando. Así nace Sonic Generations, que como su propio nombre indica, une las dos generaciones de jugadores que han disfrutado durante estos 20 años de las aventuras de Sonic: la generación clásica del pequeño Sonic en 2D que tanto brilló en las consolas de 16 bits, y la generación actual del Sonic en 3D que ha ido culebreando como ha podido en los últimos tiempos, eso sí, teniendo como referencia los títulos más acertados (como el Sonic Adventure de Dreamcast o el reciente Sonic Colours de Wii). 

Dicho esto, muchos habréis pensado ya en un título que se presenta como una especie de 2x1. Pues bien, es así pero no es así. Los desarrolladores del juego han elaborado una sencilla trama que establece un lazo entre ambas generaciones en forma de portal interdimensional abierto por un misterioso enemigo que se dedica a sembrar el mal por los distintos mundos y a raptar a los amigos de nuestro querido protagonista. Pero gracias a ese portal, el Sonic actual conocerá al Sonic del pasado, y entre ambos deberán recorrer todos esos mundos para restablecer el bien y salvar a sus compañeros.

A partir de aquí, se alternarán momentos clásicos con modernos, así que los analizaré un poco por separado, que así es más fácil de escribir para mí y más fácil de leer para vosotros.

El aspecto clásico de Sonic Generations es tan fiel a los juegos del erizo de los años 90 que a alguno se le escapará más de una lagrimita de nostalgia. Obviamente, los gráficos no son los de las consolas de 16 bits (pero se mantiene como un juego de scroll lateral en 2D, aunque incluso hay algún giro de cámara que se usa para dar espectacularidad a ciertas acciones), pero la jugabilidad, que es lo que importa, es casi la misma. Así, tendremos esa perfecta combinación de plataformas y velocidad que siempre ha imperado en los juegos de Sonic, con momentos en los que apenas podemos manejar al personaje entre tanta cuesta y tanto looping, y momentos en los que las plataformas nos sacarán de quicio por su extrema dificultad. El conjunto de aderezos y complementos de los escenarios es el más completo posible, y encontramos todo tipo de obstáculos y alternativas típicas, como los clásicos túneles que nos arrastran, los muelles, los puentes que se caen a nuestro paso, los columpios, las tirolinas, etc.

En cuanto a las habilidades y lista de movimientos, los miembros del Sonic Team no han querido complicar el tema para intentar que la cosa se parezca lo máximo posible al material original. Por ello, Sonic solo podrá correr, saltar y hacer su clásico spin-dash (incorporado en Sonic the Hedgehog 2 y que permite salir disparado con tan solo agacharse y pulsar varias veces el botón de salto).

Dicho esto, resulta prácticamente imposible no entrar en comparaciones con Sonic the Hedgehog 4, ese título descargable que fue (y sigue siendo) un intento en toda regla de volver al Sonic clásico. Pese a que la cuarta entrega de la saga estaba muy bien conseguida, todos aquellos que la hayáis jugado os habréis dado cuenta de que le falta algo, de que no da la sensación de estar jugando a un Sonic clásico. Quizás sea el control o alguna otra cosa, pero aún falta camino por andar. En cuanto a Sonic Generations, la sensación de clasicismo está mucho más lograda, pero lo cierto es que es algo complicado de explicar con palabras, y hace falta coger el mando y echar unas partidas para darse cuenta. No sabría decir si es el manejo, si son las animaciones o si son otras cosas, pero este nuevo título da más sensación de estar viajando al pasado.

Como comenté antes, los niveles de estilo clásico se alternan con los de estilo actual, pasando en el segundo a las 3D y centrándose más en la velocidad, aunque sin olvidarse de las plataformas, tal y como ha venido ocurriendo en las últimas entregas de la franquicia. Por tanto, seguimos la estela de un Sonic visto desde atrás que se alterna a veces con una visión lateral, donde prima el correr esquivando obstáculos y matando enemigos (con mucho deslizamiento sobre raíles y cosas similares). Al menos, y gracias a Dios, se mejora (aunque sigue presente) el tema de la cámara y el de la precariedad de control en ciertas ocasiones, fruto de las altas velocidades alcanzadas. Además, aquí sí que se incorpora ya el catálogo completo de últimos movimientos de Sonic, como el deslizamiento, el spin attack o el turbo.

Tanto en los niveles clásicos como en los actuales, nos encontramos con algo que es clásico en este tipo de juegos y que en la franquicia del erizo azul siempre se ha hecho de una forma muy bien equilibrada. Hablo de la curva creciente de dificultad, que va aumentando progresivamente fruto de la complejidad de los escenarios y de la inclusión cada vez mayor de elementos de plataformas. No es muy repentina, ni muy lenta, así que iremos notando poco a poco que el reto es cada vez mayor, a medida que nos vamos haciendo con el control del juego.

Como ya os habréis dado cuenta, el principal arma que tiene el Sonic Team para ganarse a los fans con este juego es el de la nostalgia. Por si el propio concepto del juego no fuera suficiente, los niveles disponibles se han clasificado en tres épocas diferentes de la historia de Sonic, que vienen siendo la clásica de 16 bits, la posterior generación de los 128 bits y la generación actual. Cada una de esas épocas cuenta con tres mundos de dos niveles (uno jugado al estilo clásico y otro jugado al estilo actual), sumando un total de 18 niveles extraídos de los dos primeros Sonic the Hedgehog, de Sonic & Knuckles, de Sonic Heroes o de Sonic Colours, por decir algunos. Obviamente, no solo estarán presentes niveles del pasado, sino también personajes que reconoceremos al instante, como el inocente Tails o el malvado Dr. Robotnik.

Obviamente, al terminar cada mundo habrá un jefe final que habrá que derrotar para poder pasar al siguiente. Derrotados todos los jefes finales de las tres épocas (si echamos cuentas, tendríamos que acabar con 9 jefes), deberemos derrotar a un nuevo jefe final para poder dar por finalizado el modo Historia.

Como los niveles se alternan entre el pasado y el presente, para poder pasar de uno a otro tendremos que atravesar el comentado portal interdimensional, accediendo a un nuevo nivel intermedio que habrá que superar del mismo modo que el resto. Así que, aunque en un principio puedan parecer pocos niveles, en realidad hay más de lo que parece. Precisamente, este detalle se ve potenciado porque los desarrolladores se han esforzado en llenar cada nivel de muchos recovecos, zonas secretas, caminos alternativos, atajos y otra serie de detalles que ayudan a que cada partida en cada nivel sea diferente.

Si además añadimos que a medida que avanzamos en el juego se van desbloqueando desafíos y minijuegos ambientados en niveles nuevos o en algunos ya existentes (del tipo de correr contra un doble, llegar antes de que se acabe el tiempo, superar el nivel con un solo anillo, poder usar poderes diferentes, explorar una zona, etc.) vemos que el nivel de rejugabilidad que presenta Sonic Generations es realmente alto. Pero es que la cosa no se queda ahí, porque además de que también iremos desbloqueando detalles que para muchos serán irrelevantes (músicas, dibujos, personajes, etc.) y que aparecerán en la Habitación de Coleccionables, podremos usar nuestra puntación obtenida en el juego para comprar en la Tienda nuevas habilidades especiales para usar en el juego y en los desafíos. Y ya, como colofón, se incluye como extra el Sonic the Hedhehog original de Megadrive. Ahí es nada.

Pasando al apartado gráfico, nos encontramos con una de cal y otra de arena. Por un lado digamos que en el Sonic Team se lo han currado para llenar de colorido y variedad todos los escenarios, algo que en realidad era prácticamente obligatorio si querían recuperar la esencia del Sonic de toda la vida. También han acertado en otros detalles, como la iluminación o ese efecto que hace que el juego luzca clásico pero moderno a la vez, además del logrado efecto de velocidad para las ocasiones en las que es necesario. Así mismo, es destacable le hecho de adaptar escenarios clásicos al estilo moderno y escenarios modernos al estilo clásico, todo un toque de originalidad (dentro de lo que cabe). Sin embargo, y es que no todo puede ser bueno, nos encontramos con muchos dientes de sierra, y lo que es peor, varios momentos en los que se producen ralentizaciones que yo no me explico que puedan darse a estas alturas en un juego como este. Y es que si hacemos comparaciones con otros títulos similares, Sonic Generations no sale muy bien parado que digamos.

Si en los gráficos vemos el título que cumple, pero queda un pequeño resquemor por lo que podría haber sido y no fue, en el apartado sonoro no queda más remedio que quitarse el sombrero. El juego está repleto de temas que resultarán familiares a los fans, ya sea de los juegos antiguos o de los juegos más nuevos de la franquicia, y otra vez se juega a adaptar temas clásicos al estilo moderno y viceversa. Los efectos sonoros se mantienen, como no puede ser de otra forma, y por primera vez se ha traducido el juego completamente al castellano, voces incluidas (y además con criterio).

Resumiendo, al fin Sega lo ha conseguido y ha devuelto a Sonic al lugar donde se merece. Con una perfecta combinación de clasicismo y modernidad, cogiendo lo bueno de cada uno, Sonic Generations se presenta como un juego más que notable en prácticamente todos sus apartados, y que hará las delicias de los fans de siempre y de los recién llegados. Obviamente, el juego es mejorable, quizás con una duración mayor y más cuidado en el apartado gráfico habría rozado la perfección, pero lo que nos queda claro es que al fin el Sonic Team ha recuperado la senda de la grandeza para el erizo azul.

Lo mejor: los desafíos y los elementos desbloquables, el regalo del Sonic original, el control, lo bien logrado que está el factor nostalgia.

Lo peor: el apartado gráfico es bastante mejorable, el juego es un poco corto.

-- Publicidad --

Horas jugadas: 12

Jugabilidad: 8.5
Gráficos: 7
Música y sonido: 9.5
Edición española: 10
Historia: 6
Nota final: 8

Página 1 de 1

Comenta este artículo

 

 

FAQ Contacta con nosotros Publicidad Mapa web

Página generada en 0.017 segundos RSS 2.0 Players4Players